La impunidad fiscal de Guatemala

La impunidad fiscal de Guatemala
Marco Fonseca

¿Cuánta gente rica en Guatemala saca su capital del país y lo guarda en paraísos fiscales internacionales, sin pagar impuestos y fuera de todo control nacional o internacional?

¿Qué onda con Mario López Estrada, propietario y Presidente de Telefónica Tigo Guatemala, exministro de Comunicaciones en el gobierno de Vinicio Cerezo y compadre del mismo y con intereses en telefonía, televisión, internet y desarrollo inmobiliario? (ver http://tinyurl.com/hox4ccg). Así es como amplió su fortuna pre-acumulada: «Luego de comprar las acciones de Comcel en 1993, la riqueza de López se fue incrementando desmedidamente hasta lograr ser dueño de la empresa Tigo y grupo Onix y lograr posicionar a Guatemala en el primer puesto en cobertura de red móvil, según un informe del Foro Económico Mundial» (ver http://tinyurl.com/j3pnndb). Como lo muestra Forbes, «Tigo cuenta con 43% del mercado de telefonía en Guatemala, que se estima tiene un valor de $1,600 millones con operaciones en Centro y Sudamérica. [Recientemente] la empresa colocó un bono por 800 millones de dólares» (ver http://tinyurl.com/hlapcjd).

¿Qué onda con la corporación MultiInversiones de la Familia Gutiérrez (con intereses financieros, desarrollo inmobiliario, telecomunicaciones, agronegocios, restaurantes y energía renovable y con 40% de los activos de la española Telefónica por $500 millones)? Por cierto, Dionisio Gutierrez también es dueño de la Escuela de Gobierno que entrena a gente para que, una vez en el gobierno, implementen la ideología neoliberal y que también lleva conferencistas a Guatemala, gente como el ultraconservador y político franquista español José María Aznar, que tienen destacada reputación conservadora y neoliberal en el mundo. También controló por muchos años el programa Libre Encuentro desde donde diseminó la supuesta ideología de «la libertad» que hoy impide que incluso movimientos como #EstamosAquí vea más allá de la corrupción y la transparencia como los problemas centrales de Guatemala.  Y ésta es también la ideología  la gente de Fundesa y otras agencias y «centros de investigación» privados detrás del nuevo gobierno de JM.

¿Qué onda con Carlos Enrique Mata Castillo, Presidente de The Central American Bottling Corporation (Cabcorp), que también ha «incursionado en la fabricación de cerveza bajo la marca Brahva en alianza con AmBev y en el sector alimentos con la firma centroamericana LivSmart. Sus ventas rondan los $924 millones de dólares, en 2012 colocó un bono por $150 millones de dólares en el mercado de Estados Unidos con vencimiento al año 2022»?

¿Qué onda con Cementos Progreso dirigido por José Miguel Torrebiarte y CBC presidida por Carlos Enrique Mata Castillo? Además Torrebiarte controla el Grupo Progreso (ver https://goo.gl/C4o1GS), fundado en 1899 por Carlos Federico Novella Kleé, hoy un complejo de 10 compañías organizadas en dos grandes divisiones: Cementos y
Adyacencias e Inversiones y Desarrollo de Negocios. Con todo se trata de industrias como cemento, inversiones y desarrollo inmobiliario que «tiene 84% del mercado guatemalteco de cemento.» Solo «durante el año fiscal 2012 la firma tuvo ingresos por $508 millones de dólares, es decir, cerca del 1% del PIB de Guatemala, de acuerdo con cifras de la calificación de Fitch» y solo durante 2013 «realizó inversiones por $720 millones de dólares para la construcción de lo que será la planta más grande de cemento en Centroamérica.» Aunque en 2011 Cementos Progreso se convirtió en «la primera empresa guatemalteca en adherirse al Pacto Mundial de las Naciones Unidas» y aunque desde 1986 establecieron La Fundación Carlos F. Novella, en Guatemala siguen envueltos en la acumulación por medio de la extracción y el desposeimiento violento de tierras, recursos naturales y fuerza de trabajo con todo el apoyo del Estado. Y todo sin pagar impuestos por emisiones de gases de carbono (su excusa: Agrobosques), impuestos sobre la renta, impuestos sobre inmuebles (excusa: conservación en fincas donde se encuentran instaladas las plantas de Cementos Progreso), impuestos sobre ganancias, impuestos sobre transacciones financieras, etc., etc., etc.

Vinculada también a Cementos Progreso también encontramos la «histórica» familia Novella. De acuerdo a Prensa Comunitaria ésta familia «continúa agenciandose de tierra y territorio de forma violenta, son dueños de la empresa Cementos Progreso S.A. con la que controlan el mercado del cemento en Guatemala, establecieron un monopolio y es la principal responsable que desde el año 2007 se profundizara la conflictividad social en las comunidades de San Juan Sacatepequez» (Fuente: http://goo.gl/0mAumP). Pero dicen que regresan mucho a Guatemala por medio del Museo Carlos F. Novella, el Colegio Enrique Novella Alvarado –ENA–, el Centro educativo Estuardo Novella Camacho –CENCA– y, pa’l pan y circo de las masas, el Estadio Cementos Progreso que desde 1991 funciona en la Ciudad de Guatemala. Pobrecitos, ya donan mucho a Guatemala.

Ah, como lo ha escrito Ignacio Laclériga para Nómada, Cementos Progreso en verdad tiene una «agenda oculta» que «esconde un oscuro pasado, una trama política, competencia desleal y manipulación mediática que ha puesto en jaque mate la institucionalidad nacional» (ver Parte I aquí https://nomada.gt/?p=5724 y Parte II aquí https://nomada.gt/?p=5925). De acuerdo al reporte de Laclériga:

Cementos Progreso podría haber optado por seguir los caminos de la competencia de mercado y el desarrollo social. Lejos de eso, eligió el doble discurso. Por un lado, son los ciudadanos modélicos, promotores de la democracia y la libre expresión. Financian partidos políticos y medios de comunicación, a partes iguales, desde los que se difunden los ideales de la libertad y la igualdad de oportunidades. Por el otro, piden que se reduzcan los impuestos y el Estado, pero son los primeros en recibir los contratos gubernamentales. Millonarias cuentas, licitadas y sin licitar, se barajan constantemente tanto con Cementos Progreso, como con su aliada en carreteras, Constructora Nacional, S.A. (Conasa), que compra cemento a Cempro y con quien han tenido inversiones conjuntas. Un análisis de Guatecompras, realizado por el Centro de Medios Independientes [ver https://cmiguate.org/?p=6184], detalla que entre 2012-2014 el grupo cementero facturó al menos Q480 millones (Fuente: https://nomada.gt/?p=5724). Nota 1: La revista Gerencia despidió a Laclériga por escribir su reporte sobre Cementos Progreso (ver https://nomada.gt/?p=5985); Nota 2: Conasa fue la compañía más beneficiada con contratos del Estado para construir «obras millonarias pero de pésima calidad» dados por el gobierno de Colom/Torres y la UNE (ver http://goo.gl/IFGhQZ); Nota 3: sobre traslado de deudas privadas de Conasa a deudas públicas del pueblo de Guatemala gracias a los gobiernos de Colom/Torres/UNE y OPM/PP, ver https://nomada.gt/?p=4708.

¿Y qué onda con los otros 260 multi-millonarios que tienen el hígado para llamar a Guatemala su nación pero sin contribuir nada que no sea capital explotador, extractivista y, bueno, en vacaciones permanentes en paraísos fiscales? Aparte de los multimillonarios «La Superintendencia de Bancos reportó que [en 2011] hubo [también] al menos 18 mil cuentas de ahorro, monetarias y a plazo fijo en quetzales y en dólares mayores de un millón de quetzales» y que «hasta abril de 2011 había Q38 mil 187 millones en esas cuentas, el 39 por ciento en una moneda extranjera.» (ver http://tinyurl.com/zckqvwa).  ¿Y cómo hicieron su riqueza muchos de estos millonarios? Alguna gente por herencias y sin pagar impuestos; otra gente, bien poca, por pura guasa. Pero mucha, por deshonestidad, robo, conectes y por medio del tráfico de influencias, el negocio más lucrativo de la clase media ascendente. El caso de Juan Pablo Muralles Morán lo ilustra: «un visitador médico de 35 años de edad, cambió con la llegada de Juan de Dios Rodríguez a la presidencia del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), en abril de 2013. En menos de una década ascendió de ser un visitador médico a dirigir una red de empresas que abastecían, a base de influencias, al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) con medicamentos genéricos que adquiría de otros laboratorios locales. Entre noviembre de 2013 y mayo de 2014, las empresas Servicios Médicos Profesionales Meproser (Laboratorio Asklepios), Prizm y Mederi, vinculadas a Muralles, se inscribieron como proveedoras del IGSS y le han vendido medicamentos por Q61.6 millones a la fecha. Las empresas de Muralles conseguían la representación de medicamentos genéricos de otras empresas locales como Profon y Marpelpharma para revendérselos al Seguro Social» (ver http://tinyurl.com/zl2x5x7). ¿Riqueza a sudor de trabajo y por puro esfuerzo propio? Ese es el cuentito de los ricos.

Estudio tras estudio confirma la desigualdad y la impunidad fiscal de Guatemala. De acuerdo a un estudio de la OECD sobre la primer década del siglo veintiuno, por ejemplo, «Guatemala ha experimentado un aumento moderado de la presión tributaria durante el período 1990-2010, esta tendencia se mantuvo sin interrupciones durante 17 años. No obstante, en 2010 presenta el segundo nivel más bajo de la región.» Al mismo tiempo el peso de la recaudación tributaria ha caído sobre el consumo y el trabajo: «La estructura impositiva está fuertemente influenciada por la recaudación de impuestos indirectos. Pese a una disminución sustantiva de su importancia relativa en la recaudación total durante las dos últimas décadas, estos impuestos aún presentan niveles por encima del promedio de la región.» En cuanto a los ricos y los empresarios, dice el estudio de la OECD, «cabe destacar […] la poca relevancia de los impuestos sobre la renta a nivel personal en Guatemala, constituyendo de esta forma los beneficios empresariales la principal fuente de los ingresos de los impuestos sobre la renta y utilidades». (Fuente: http://goo.gl/3pefMT).

Y todo esfuerzo – sobre todo por presiones desde abajo – que se ha hecho en Guatemala por reformar el sistema tributario, por aumentar los impuestos sobre la renta y las utilidades y sobre inmuebles, como fue el caso de la Ley de Modernización del Impuesto sobre la Renta de 2008 (ver http://goo.gl/JIaUkg) o la Ley del IUSI de 1998 (ver http://goo.gl/PWpifS), ha sido resistido, saboteado o directamente escrito por el Cacif y por todos sus «lobbies» y aparatos ideológicos de control y captura de la opinión pública. Los ricos de Guatemala viven, pues, en un paraíso de impunidad fiscal.

Hasta el PNUD lo dice al desnudo: «Guatemala pierde 33 por ciento de desarrollo humano, debido a la desigualdad existente, según indicadores en salud, educación e ingresos, señaló el informe mundial sobre Desarrollo Humano 2014 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)» (Fuente: http://tinyurl.com/z9z47ja).

Vamos patria hacia la #RefundaciónYa

Marco Fonseca es Doctor en Filosofía Política y Estudios Latinoamericanos por parte de la York University. Actualmente es instructor en el Departamento de Estudios Internacionales de Glendon College, York University.

Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International licence.

Copyleft.
Esta edición se realiza bajo la licencia de uso creativo compartido o Creative Commons.
Está permitida la copia, distribución, exhibición y utilización de la obra bajo las siguientes condiciones.

Atribución: se debe mencionar la fuente (título de la obra, autor, editorial, año).
No comercial: se permite la utilización de esta obra con fines no comerciales.
Mantener estas condiciones para obras derivadas: Sólo está autorizado el uso parcial o alterado de esta obra para la creación de obras derivadas siempre que estas condiciones de licencia se mantengan para la obra resultante.

Screen Shot 2016-01-18 at 9.54.16 AM

Foto: Fundesa Guatemala YouTube

Anuncios

5 Respuestas a “La impunidad fiscal de Guatemala

  1. El secreto a voces de los Gutierrez los grandes evasores de impuestos los cuales son los verdaderos jefes del gobierno de Guatemala lastimosamente es triste ver esta realidad, los reyes del pollo.

    Me gusta

  2. Sin duda alguna la corrupcción del país viene desde hace mucho no es raro que estemos frente como a los Gutierrez y los Novella los de cuello blanco, esperemos que un día les llegue la justicia a estos que han sumido en pobreza al país

    Me gusta

  3. Como los medios de comunicación tradicionales son de él allí sale en su programa donde solo el puede preguntar tipo forever alone porque aunque llegue gente de afuera el les da las preguntas que tienen que hacer que aburrido es verlo en televisión

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s